Villa de Merlo se ubica en el extremo noreste de la provincia de San Luis, sobre la falda occidental de la Sierra de Comechingones, límite natural con la provincia de Córdoba.

El casco urbano de la Villa se encuentra a 850 mts. sobre el nivel del mar y se extiende hacia el este hasta los 1280 ms en la zona de los barrios altos.

 

Villa de Merlo se ubica en el extremo noreste de la provincia de San Luis, sobre la falda occidental de la Sierra de Comechingones, límite natural con la provincia de Córdoba.
El casco urbano de la Villa se encuentra a 850 ms. sobre el nivel del mar y se extiende hacia el este hasta los 1280 mts en la zona de los barrios altos.

Su relieve montañoso le confiere una extraordinaria belleza, conservando la naturalidad de sus Paisajes circundantes, entre pequeños bosques y arroyos cristalinos. Por esto y por las características de su microclima, la ciudad Villa de Merlo se ha convertido en el centro turístico más importante de la provincia.

La Sierra de Comechingones se extiende de norte a sur, decreciendo en altura en este mismo sentido. Su punto más alto, en territorio puntano, corresponde al Cerro de las Ovejas (2.260 ms), que se ubica detrás de la llamada Cabeza del Indio, formación característica del Paisaje merlino.

Es un antiguo macizo cuyo basamento cristalino de origen precámbrico se presenta en todo el conjunto serrano. Posibilita la práctica de trekking, cabalgatas rappel, parapentismo o simples paseos para obtener una vista panorámica del lugar.

Acompañado y orientadopor gente de la agrupación de baqueanos, se puede realizar campamentismo y exploración en las viejas instalaciones mineras abandonadas, siendo una atractivo especial para quienes aman el turismo aventura.

De la Sierra de Comechingones baja una serie de arroyos que se dirigen de este a oeste perdiéndose a poco de entrar en el valle. De norte a sur, los más importantes son: Aº Piedra Blanca, Aº del Tigre y Aº del Rincón, del Molino o de la Estancia. Aunque cortos, estos arroyos son cursos de gran belleza. Sus aguas cristalinas descienden por profundas quebradas de vegetación exuberante. Sus nacientes, en la zona alta de las sierras, brindan excelentes truchas a los amantes de la pesca.
Aguas abajo, ofrecen numerosos saltos, cascadas y baños naturales que posibilitan la práctica de la natación.